Seguidores

sábado, 11 de septiembre de 2010

Hacemos una textura

Bueno, pues aquí va otro pequeño tutorial que he confeccionado después de volver de mis vacaciones y aprovechando algunos "recuerdos" que me he traido de la playa.

Nuevamente, y como en la ocasión anterior, no os voy a enseñar nada nuevo. Tutoriales como este, bueno, que digo como este, mejores, los hay a patadas por la red, pero este..... este, es el mio, así que espero que os sirva de ayuda o de inspiración.
Alla voy:


Materiales necesarios

- Arcilla de desecho, sucia o restos que hayais usado en otros proyectos.

- Rodillo o máquina laminadora.


-Cuter o cuchilla.

- Todos los objetos que se pasen por vuestra imaginación y que puedan dejar una huella sobre la arcilla, en mi caso, he utilizado conchas y caracolas de mar, y como fondo, la carcasa de un erizo de mar, pero vosotros podeis usar reglas para marcar lineas, peines, botones, punzones, bolitas..... Las posibilidades son infinitas.


Empezamos a hacer nuestra textura


Pues como siempre, y en primer lugar, debemos acondicionar nuestros restos de arcilla hasta dejarlos lo suficientemente blandos como para trabajarla con comodidad.

Hecho esto, pasamos nuestros restos por la laminadora en la posición más gruesa, o, en caso de no disponer de laminadora, hacemos una lámina con el rodillo, y cortamos sus bordes para dejar una forma un poco mas limpia.





Ahora que ya tenemos nuestra lámina preparada, podemos empezar con el auténtico trabajo de campo. Para empezar, y antes de comenzar con la impresión de los motivos, rociamos nuestra lamina con un poco de agua para evitar que aquellos se peguen a nuestra masa. También podemos espolvorear maicena sobre la lamina o sobre nuestros motivos. Con ambos metodos conseguimos el mismo objetivo.


Y ahora si, empezamos a imprimir nuestros motivos sobre nuestra lámina. En mi caso empiezo con la carcasa del erizo.




Continuamos imprimiendo de modo aleatorio el resto de motivos tal y como muestran las siguientes imagenes.








Continuamos estampando motivos hasta que el resultado sea de nuestro agrado. Ahora solo tenemos que hornear nuestra textura siguiendo las instrucciones del fabricante de la arcilla, y ya tendremos una textura casera lista para usar.
No te olvides cuando vayas a emplear tu textura de rociarla con agua para evitar que nuestra arcilla quede adherida a ella.


Otro ejemplo de textura


Aquí os dejo otra foto ejemplo de textura. Para ella he utilizado un platito que hice hace tiempo con restos de arcilla.






Espero que disfrutes creando tus propias texturas.



























3 comentarios:

Don Camilo y Caldereta dijo...

Que interesante Angels, lo habia visto alguna vez pero todavia no lo he puesto en practica; te ha quedado tan bonito que ahora si me han dado ganas de hacerlo.
Muchas gracias por explicarme como haces las pulseras, voy a ponerme manos a la obra ya, esta misma tarde me bajo al trastero a buscar mis agujas de hacer punto. Ayyyyy que ganas tengo de hacerme una pulsera gordota!!! con tus explicaciones seguro que me queda moniiiiisimmmmmaaaaaaa
bsts. Maite

DANGELES dijo...

Maite, no hay de que, yo también he aprendido ha hacer cositas gracias a la ayuda de otras personas, así que es un placer poder devolver algo de lo que he recibido.
Por cierto, si tienes alguna duda más, no dudes en preguntarme, será un placer ayudarte en la medida de mis conocimientos.
Un besote

Chispita dijo...

Gracias por el tuto ^.^

Quizas te interese

Related Posts with Thumbnails